Avíolas del Oeste logo

Historia

En sus comienzos la incursión en el mundo de la avicultura para Frontini resultó ser un emprendimiento personal de pequeña envergadura. Y a medida que pasó el tiempo, el mercado fue pautando la necesidad de ampliar la producción y hacerla cada vez más especializada.
Eran los años ´65.

Pocos años después adquirió una chacra en la zona Oeste de Montevideo, donde construyó los primeros galpones llegando así a criar y volcar al mercado unos 800 pollos por semana. Al principio compraba pollitos BB y los criaba, pero en la década de los ´90 pone en funcionamiento su Planta de Incubación, adquiriendo en Brasil planteles de reproductores de las mejores líneas genéticas mundiales.

Acompasando la producción dotó a su empresa de una estructura vertical, que sigue perfeccionándose día a día.
Así mismo incorporó a su estructura de crianza a productores integrados o “Façoneros”, que actualmente suman unos 75 establecimientos, que se concentran básicamente en el departamento de Canelones.
Toda esta actividad avícola, a su vez, da trabajo a mas de 680 empleados en forma directa y en forma derivada a las familias respectivas, involucrando, además, a proveedores y clientes.
Podemos entonces hablar de unas 5000 personas que de una manera u otra se vinculan a la empresa.

Avícolas del Oeste

Desarrollo de la avicultura

Nuestro país es tradicionalista y costumbrista y en cuanto a hábitos alimentarios, el rubro carne roja lleva, lejos, la prioridad y preferencia de los uruguayos. Antes de los años 60 la carne de ave prácticamente, era “un manjar” de los días festivos en cuanto al pollo o la variedad gastronómica para muchos hogares con la “sopa o salpicón” que resultaba de la carne de gallina que “dejaba de poner”.

A partir de estos años, con el advenimiento de la industria avícola, la carne de ave comienza, tímidamente, a ganar espacios. Hoy hablamos de un consumo de 21 kilos per cápita, prácticamente el tercio del volumen de carne roja, y cuando ésta falta o resulta escasa es, siempre, el primer sustituto. Si bien este consumo resulta interesante, es muy inferior al de alguno de nuestros países hermanos. Por ejemplo Argentina, con 37kg o Brasil con 41Kg.

Digamos que las causas principales del aumento progresivo del consumo se han debido a tres factores:

  • precio competitivo o inferior con respecto a las carnes rojas, situación que cada vez se hace mas notoria.
  • bondades naturales de las carnes blancas, sobre todo en temas relacionados con la salud: colesterol, acido úrico, etc.
  • Oferta diversificada del producto. No solo pollo entero, sino además: cortes tradicionales y especiales, elaborados, marinados, productos embutidos y cocidos de aves.
  • Además esta variedad se consigue no solo en las carnicerías, sino en casi todos los comercios que tengan un mínimo de capacidad de frío.

Para los próximos años esta tendencia en el consumo, y por las mismas causas irá en aumento.

En cuanto a la sanidad de nuestras aves, tema que cada vez interesa más al consumidor, debemos señalar que nuestro país ocupa un lugar privilegiado en la región y en el mundo. Uruguay está libre de graves enfermedades que afectan a la avicultura, como son la enfermedad de Newcastle y la Influenza aviar.

En suma, nuestro “status sanitario” es excepcional y es un patrimonio que debemos cuidar celosamente.

Proyectos de Avícola del Oeste

Aumentar la producción en la medida que lo requiera el crecimiento sostenido del mercado interno, y porque además, Avícolas del Oeste está incursionando en el mercado de exportación, logrando ya algunos contratos con clientes del exterior.
Estos mismos emprendimientos, exigen aumentar la infraestructura de faena y de frío de la planta.
Proyecta, además, ampliar su línea de productos, apuntando sobre todo a, embutidos, marinados, y una importante línea de cocidos.